¿AFTER SUN O CREMA HIDRATANTE?

¿AFTER SUN O CREMA HIDRATANTE?

Cuidados de la piel tras la exposición solar

Tras un período de exposición al sol, es conveniente tomar ciertas precauciones para disminuir el efecto de los rayos ultravioleta sobre nuestra piel.

El sol  es el factor que más envejece y provoca daño a nuestra piel.

Pero ¿por qué y cómo nos causa daños?

Al llegar a la superficie terrestre, la luz solar se descompone en distintos tipos de radiaciones o rayos que varían en función de su longitud de onda, por ejemplo:

Rayos UVA. Poseen una gran capacidad para penetrar en las capas de la piel. Provocan una pigmentación directa de la piel, y un bronceado inmediato.

Rayos UVB. Tienen menos capacidad de penetración en la piel. Sin embargo, son los responsables de las quemaduras solares, el denominado eritema o enrojecimiento; lo son también del foto- envejecimiento y de la foto-carcinogénesis (el cáncer de piel derivado de la exposición solar).

Debido a la acción de dichos rayos, la piel también se broncea, pero de una forma más tardía. También inducen a la formación de melanina que, cuando llegue a la superficie, se oxidará dando lugar al tono más oscuro de la piel, es decir, un proceso de bronceado más lento pero también más duradero.

La elevada temperatura a la que hemos sometido nuestro cuerpo después de una exposición al sol provoca pérdida de agua cutánea y vasodilatación. Por ello, es necesario aplicar productos que la calmen e hidraten.

Lo primero que se recomienda después de tomar el sol es una ducha con agua un tanto fría, con ello lograremos un efecto calmante en la piel.

Ducha fría

Para mitigar las agresiones que las radiaciones solares provocan sobre nuestra piel se pueden emplear dos productos cosméticos:

Los after sun” o las cremas hidrantes. Pero, para que sus ingredientes activos actúen de forma eficaz, es necesario conocer qué diferencias presentan entre ellos y cuál será más adecuado para cada ocasión.

Tras una exposición solar se debe usar siempre una crema after sun  la cual además de dejar una sensación de frescura, contiene ingredientes calmantes, antinflamatorios y regenerativos y ayuda a conseguir un bronceado más duradero.

After Sun

Alivia la sensación de quemazón, recupera el confort de la piel, hidrata y regenera las células dañadas.

El “after sun” sirve para calmar nuestra piel y ayudar en el proceso de regeneración pero nunca sustituye al protector solar. Una vez que el daño solar se produce, queda marcado en la piel, ya que las células tienen memoria. Por eso es tan importante que protejamos nuestra piel, no sólo después de la exposición solar, sino también antes, con un foto-protector adecuado.

 

Nivel de radiación Piel Clara Piel Oscura
Exposición máx. sin protección Índice protección indicado Exposición máx. sin protección Índice protección indicado
0-2 (bajo) 80 minutos 15 110 minutos 8
3-5 (moderado) 40 minutos 25 60 minutos 15
6-7 (alto) 25 minutos 30 35 minutos 25
8-10 (muy alto) Verano 20 minutos 50+ 30 minutos 30
11+ (extremo) Verano 15 minutos 50+ 25 minutos 50+

Un buen truco para multiplicar los efectos calmantes del after sun” es guardarlo en la nevera, al aplicarlo la sensación en la piel resulta especialmente agradable, además aplicado en las piernas, estimula la circulación.

La crema hidratante, forma parte de la práctica habitual para el cuidado de la piel, por ello es necesaria aplicarla a diario, se encarga del mantenimiento de la piel, a través de la captación de agua.

Crema Hidratante

Ayuda en las funciones básicas de la barrera lipídica, ya que repone sus niveles de humedad y la hace más fuerte y resistente a los agentes externos y contaminantes.

Protege de los cambios atmosféricos

La piel tiende a reflejar la atmósfera que le rodea. En invierno, las bajas temperaturas y el aire seco de la calefacción acaban con los lípidos que conforman la epidermis, por lo que los agentes irritantes penetran con más facilidad y provocan enrojecimiento y descamación, Y en verano, el calor y la exposición prolongada al sol dejan bajo mínimos los niveles de humedad de la piel. Por lo que, siempre, debes tener en tu neceser una crema hidratante nutritiva.

En los casos de quemaduras más graves, conviene acudir al médico, si ya han aparecido ampollas o si la quemadura conlleva malestar general. Podría ser necesario indicar un tratamiento con antiinflamatorios y corticoides. Se estima que una quemadura con ampollas duplica el riesgo de que esa persona sufra un melanoma a lo largo de su vida.

Ahora ya sabes cuando debes usar una o otra…

 

Ana-Baixench

 

 

 

 

Saludos a tod@s!
Anna Baixench