LO QUE NO SABES DE LOS ACEITES ESENCIALES

Benefíciate de las propiedades milagrosas de los aceites esenciales

Seguramente has oído hablar de los aceites esenciales, pero no tienes claro que son exactamente. Mucha gente desconoce los innumerables beneficios tanto médicos como cosméticos de este regalo de la naturaleza. ¿quieres conocer un poco más?

Vamos a ello, te aseguro que muchos de ellos te sorprenderán.

¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son sustancias que se encuentran en diferentes tejidos vegetales. Los antiguos alquimistas los llamaban “alma de las plantas”, pues contienen numerosos compuestos químicos naturales, procedentes de la planta de la que se extraen, que podemos utilizar como remedio casero en numerosas situaciones. Suelen utilizarse tanto a nivel físico como emocional, aunque también podemos utilizar sus magníficas propiedades en el ámbito del hogar o la cosmética.

Estos aceites son productos que contienen los principios volátiles de los vegetales que se extraen de diferentes partes de la planta: de las flores (rosa), de las hojas (eucalipto), de las raíces (vetiver) o de su madera, como el aceite esencial de sándalo, por ejemplo.

Propiedades de los aceites esenciales

Cada aceite esencial contiene las propiedades específicas de la planta de la que se obtiene, cuyos componentes químicos nos servirán para distintas finalidades. Por ejemplo, un aceite esencial puede ser sedante (jazmín) mientras que otro tiene capacidad para estimular el sistema nervioso (romero). Unos destacan por sus propiedades bactericidas (tomillo), mientras que otros tienen mayor capacidad analgésica (menta), etc. Más adelante explicaremos las propiedades de algunos de ellos.

Pero en líneas generales, y gracias a sus complejas composiciones moleculares, todos los aceites esenciales son, en mayor o menor grado:

  • Antibióticos
  • Regeneradores celulares
  • Antisépticos
  • Inmunoestimuladores
  • Antivíricos
  • Antiinflamatorios
  • Mejoran la circulación sanguínea y linfática
  • Equilibran las emociones

¿Cómo penetran en el cuerpo los aceites esenciales?

Existen diferentes vías por las que los aceites esenciales pueden penetrar dentro del organismo humano. Vamos a fijarnos en las tres más comunes:

Vía oral

A través del aparato digestivo, un aceite esencial puede incorporarse a nuestro torrente sanguíneo cuando lo ingerimos. Sin embargo, está totalmente desaconsejado realizar esta práctica por nuestra cuenta. Ingerir un aceite esencial sólo debe hacerse bajo prescripción médica. La Escuela Francesa de Aromaterapia está especializada precisamente en la administración oral de aceites esenciales con fines terapéuticos, ya que en Francia existen profesionales de la medicina especialistas en aromaterapia que cuentan con laboratorios farmacéuticos que elaboran fórmulas específicas.

Vía respiratoria

Los aceites esenciales son partículas volátiles, es decir, se evaporan. Al ser inspiradas, penetran en el organismo a través de los alveolos pulmonares llegando hasta nuestro torrente sanguíneo. La rapidez y eficacia con la que se incorporan depende de muchos factores como, por ejemplo, la intensidad de la respiración, la cantidad de oxígeno que tengamos en sangre, o las particularidades específicas del aceite en cuestión.

En la cavidad nasal, además, tenemos unas células que transmiten la información recibida desde el exterior hasta el cerebro, para que este procese e interprete los estímulos recibidos. El intenso aroma de los aceites esenciales tiene un efecto inmediato en las emociones, por eso, una de sus principales aplicaciones consiste en equilibrar estados de ánimo desordenados o extremos.

Vía tópica (a través de la piel)

Atravesando las distintas capas de la piel, los aceites esenciales también acceden a nuestro torrente sanguíneo y se difunden por todo el cuerpo. La eminente bioquímica Margueritte Maury fue la impulsora de la aromaterapia y del uso de los aceites esenciales en los masajes terapéuticos. Su línea de trabajo ha sido seguida por la Escuela Inglesa de Aromaterapia, orientada a la belleza y bienestar, que es partidaria de este procedimiento en los tratamientos de aromaterapia.

Al margen del efecto general de los aceites esenciales en todo el organismo, la epidermis es una de las más beneficiadas con su uso continuado, pues no sólo hidratan y nutren la piel, sino que además la mayoría de los aceites esenciales son efectivos regeneradores celulares, estimulando el crecimiento celular en las capas más profundas.

La rapidez de penetración en sangre dependerá, sobre todo, de la densidad o fluidez del aceite en cuestión.

¿Cómo se usan los aceites esenciales?

Como ya hemos visto, podemos usar determinadas propiedades de los aceites esenciales simplemente inspirándolos, por ejemplo, para calmar el sistema nervioso, para despejar las vías respiratorias o para calmar las emociones.

Otras propiedades nos pueden resultar más efectivas aplicándolos sobre la piel, pero en este caso, debemos tener en cuenta algunas consideraciones. Puesto que se trata de sustancias muy concentradas con propiedades terapéuticas, siempre debemos utilizarlos con precaución. Excepto “la lavanda, la manzanilla y el árbol del té, que son los únicos tres aceites esenciales que pueden aplicarse directamente en la piel” (aunque más seguro es usarlos diluidos), los aceites esenciales deben utilizarse siempre diluidos en una sustancia conductora.

La mejor opción es diluirlos en aceites vegetales, sustancias mucho más suaves y especialmente recomendadas en el área de la cosmética (son los verdaderos sustitutos de las cremas industriales llenas de tóxicos). Aunque también existen otras opciones como la arcilla (con la que podemos elaborar cremas naturales).

Tipos de aceites esenciales

Vamos a conocer los aceites más comunes y sus beneficios

1. LAVANDA

Es uno de los 3 que puedes aplicar directamente sobre la piel sin diluir, y uno de los más beneficiosos para la salud.

  • Trata el insomnio, nerviosismo, ataques de ansiedad y el estrés
  • Combate los calambres musculares, contracturas musculares, reuma, artritis, artrosis, tendinitis, ciática y lumbago.
  • Alivia las quemaduras, picaduras de insecto, grietas y cicatrices.
  • Combate el acné y la micosis.
  • Alivia los síntomas de sinusitis, bronquitis y tos

No se aconseja el uso del aceite esencial de lavanda para personas alérgicas a cualquier tipo de aceite. No se deberá administrar a las personas que sufran patologías como enfermedades del hígado, neurológicas, parkinson, epilepsia, úlcera gastroduodenal, gastritis, colitis, enfermedad de Crohn y síndrome de intestino irritable. El uso del aceite esencial de lavanda estará contraindicado para mujeres embarazadas o lactantes, pudiendo llegar a producir un aborto. Tampoco se deberá aplicar aceite de lavanda a niños menores de 6 años.

2. MENTA

  • Alivia las digestiones pesadas, el mal funcionamiento del hígado, los vómitos, las diarreas, úlceras, los gases y la hinchazón abdominal.
  • Alivia las migrañas y las cefaleas.
  • Combate la rinofaringitis, la rinitis, la sinusitis y la otitis.
  • Revierte la astenia.
  • Calma la artritis, la ciática y la tendinitis.
  • Reduce los pruritos cutáneos.

Una de las contraindicaciones más importantes es que la menta contiene mucho mentol, el cual puede ser mortal si se ingiere, por lo que hay que tener cuidado con los niños y alejarlos de su alcance.

Del mismo modo, el uso del aceite de menta está contraindicado en niños menores de 2 años, ya que el mentol que contiene puede causarles náuseas o asfixia, tanto si se aplica en la piel como en infusiones. Tampoco las embarazadas o madres en lactancia pueden usar el aceite de menta porque el mentol puede ser abortivo y puede afectar al bebé a través de la leche materna.

3. ÁRBOL DE TÉ

La amplia variedad de propiedades del árbol de té lo convierten en uno de los aceites esenciales imprescindibles en los tratamientos naturales.

  • Combate las infecciones otorrinolaringológicas como otitis, faringitis, bronquitis, anginas…
  • Alivia las infecciones digestivas.
  • Combate los resfriados y gripes.
  • Elimina la micosis de las uñas y el herpes labial.
  • Estimula las defensas para combatir la astenia.

El uso tópico del aceite de árbol de té no muestra contraindicaciones. Sin embargo, está contraindicado la ingesta del aceite, su aplicación sobre los ojos, y su uso en las personas alérgicas al árbol del té.

4.ROMERO

El aceite de romero no es sólo uno de los aceites esenciales más populares dentro de las fragancias y perfumes, sino que además muchos tratamientos de belleza naturales aprovechan las propiedades del aceite de romero para hacer cosméticos naturales que cuiden la piel y el cuerpo.

  • Alivia dolores musculares y articulares.
  • Ayuda a combatir la gripe, bronquitis, tos o catarros.
  • Estimula el apetito.
  • Estimula el sistema nervioso.
  • Ayuda a subir la tensión.
  • Alivia calambres menstruales.

El aceite de romero está contraindicado en algunos casos por sus efectos neurotóxicos. Por eso no debe usarse en niños pequeños ni las embarazadas pueden emplearlo, ya que podría causar abortos. Tampoco debe usarse el aceite de romero si se tiene la tensión alta o enfermedades del corazón, neurológicas o epilepsia.

5.NIAOULI

El niaouli es un pequeño árbol o arbusto procedente de Australia del que se extrae uno de los aceites esenciales mejor tolerado y polivalente, el aceite esencial de niaouli o niaulí. Este aceite destaca por sus propiedades antiinfeciosas, así como por regenerar y proteger la piel y por ser expectorante.

  • Combate el envejecimiento y las arrugas.
  • Ilumina la piel cansada y apagada.
  • Elimina quemaduras superficiales, picaduras de insectos y forúnculos.
  • Trata varices y hemorroides.
  • Alivia los síntomas de la gripe y resfriado.
  • Trata enfermedades respiratorias como la tos, la sinusitis, la bronquitis y la otitis.

El aceite esencial de niaouli o niaulí puede causar reacciones alérgicas por hipersensibilidad y puede irritar pieles sensibles.

 6.PINO

  • Calma la rigidez muscular y reumatismo debido a su potente acción analgésica y anti-inflamatoria.
  • Elimina el exceso de agua, ácido úrico, sal y grasa.
  • Alivia las infecciones del tracto urinario.
  • Neutraliza los radicales libres debido a su potente acción antioxidante.
  • Aumenta los niveles de actividad y energía.
  • Añadido a un baño, ayuda a relajar el cuerpo.

 

Espero haberte ayudado a conocer más sobre las increíbles propiedades de los aceites esenciales.

 

Saludos a todo@s

Anna Baixench

Ana-Baixench

 

 

 

Deja un comentario